lunes, 17 de septiembre de 2012

BEFICIOS DE LA DROGA


Cuando escuchamos hablar de drogas, lo primero que se nos viene a la mente son aquellos casos de personas  adictas, problemas familiares,  mafias ilegales y un sin número de sinónimos no tan favorables que lamentablemente los vemos en el día a día.
El uso de las drogas,  se remonta a tiempos tan antiguos como la aparición misma del hombre, servían para curar heridas,  restablecer los ánimos e incluso poder sobrellevar las intensas jornadas de trabajo que sumadas a las inclemencias del tiempo, el hombre en situaciones normales no hubiera podido desarrollar.
Todas las civilizaciones de la historia conocieron las drogas como el alcohol, el opio o la cannabis. Un dato interesante refleja que a pesar que el hombre ha tenido conocimiento por miles de años sobre las drogas, es recién en el siglo XX, donde una parte de la población cae en su consumo con fines distintos a los ordinarios.
En todo caso, mostrar el lado positivo de las drogas no resulta tan fácil, sobre todo si al momento de mencionarlas se nos viene a la mente estos nombres: Marihuana, Cocaína heroína, Opio por citar los más conocidos. Temas como  sus Efectos, Diseño, Análisis, Terapias Curativas, Tratamientos, Adicciones, Clasificaciones, Normativa Legal, Comercio, Trafico, y  entre otros son los  márgenes que rodean a este hecho social  en donde  incluso a nivel Constitucional ya han sido incorporadas y definidas como un “Problema de Salud Pública”.
Por lo expuesto,  se desprende la necesidad de  abordar del tema  mas allá de los efectos psicotrópicos, ilegales y perseguidos. Una muestra clara de esto son los opiáceos quienes desarrollan la medicina alternativa. En Colombiana y Bolivia, han comenzado una cruzada para dar una “salida saludable “a la hoja de la coca fabricando pomadas para el reuma y la artritis, jabones, bebidas energéticas, galletas, etc. El mercado  aunque es minoritario ha podido emplear a cientos de familias que  antes no tenían ingresos formales,  razón por la cual este hecho casi anecdótico ha sido muy cuestionado  por otros criterios más restrictivos que aunque sean muy valederos  al momento de opinar sobre su industrialización sigue siendo nada comparables con el dineral que genera la hoja convertida en droga y expuesta al  narcotráfico. Lo mismo ocurre con la planta del cáñamo, de donde sale el cannabis, pero también otras muchas cosas, como alfombras o telas para confeccionar vestidos.
En cuanto al resto de drogas conocidas, una cosa es la cocaína, la marihuana o la heroína, y otra cosa los productos parecidos a los que derivan de esas plantas que pudieran tener indicaciones terapéuticas. En el caso de las plantas del opio hay muchísimas y fantásticas propiedades curativas, estas pueden utilizarse para reducir el dolor quirúrgico, edemas pulmonares, tuberculosis, tratamientos de desintoxicación, como es el caso de la metadona. De todos ellos, la morfina es el principal alcaloide (derivado) del opio. Es, según el doctor César Pascual, vicepresidente del Colegio Iberoamericano de Trastornos Adictivos y coautor del libro Dudas y Aclaraciones en Drogas de Síntesis (Ed. Ars Médica) “uno de los analgésicos de referencia”. La codeína, también. Es un calmante similar a la morfina, pero mucho menos potente y con pequeños efectos sedantes. Tiene menos riesgo de dependencia
La hoja de coca la utilizaban los incas en celebraciones religiosas y hoy, convertida en cocaína, es una de las drogas más dañinas y más consumidas por los españoles. Comparable al tabaco y a las bebidas alcohólicas, aunque éstas son legales. Como la mayoría de las drogas, en un principio la cocaína se empleó en medicina con fines terapéuticos por sus propiedades anestésicas, y más tarde para la desintoxicación de heroinómanos,
pero ese es otro cantar. “El resto de los efectos son tan negativos que por eso no se utiliza en los estudios médicos occidentales”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada